domingo, 15 de julio de 2018

A noventa años del asesinato de Álvaro Obregón



En octubre de 1993 publiqué El general en la Bombilla. Editorial Planeta, Jaime Aljure era el director editorial y apostó a este libro, sobre todo tras el éxito editorial de Fidel. Una historia de poder.

El general en la Bombilla tuvo una buena respuesta de la crítica, muchas entrevistas y variadas críticas; tuvo tres ediciones y, años después, en 1998, una edición de bolsillo.

Este año se cumplen 80 años de ese magnicidio y en estos días trataré ese tema pues vivimos una situación interesante: la muerte de Obregón generó o fue una causa primaria del nacimiento del Partido Nacional Revolucionario (PNR), abuelo del casi extinto PRI.

Nació bajo una situación parecida a la de MORENA, donde cabían todas las corrientes políticas, la derecha y la izquierda, los conservadores y los liberales, abrazando a todas con un sentido autoritario y teniendo como eje central a un caudillo que buscó estar por encima de todos: Plutarco Elías Calles.

Calles, fue un hombre poco sensible a la crítica (mandó desaparecer la caricatura, por ejemplo) con enorme carisma y un poder casi absoluto que, venturosamente, fue hecho a un lado por el General Lázaro Cárdenas.

Un fragmento:


El ll de julio de 1928, se anunciaban las siguientes obras, en los teatros de revista de la ciudad de México,
  El María Guerrero presentaba la obra del día: Viva la imposición, e informaba del próximo estreno, el día 14 de julio: A ver si se sienta.
  En el Teatro Ideal, llamado también "La casa de la risa", se representaba: ¿Quién te quiere a ti?: Graciosa obra de Luis de Vargas, interpretada por la simpática compañía de Manuel Tamez.
   Roberto El Panzón  Soto, reestrenaba la obra Mexican Vaciladas, en el Teatro Lírico, y para el día 18, en ese mismo foro, la prensa anunciaba El gallo muerto.

No hay comentarios:

Manuel “El Loco” Valdés, retrato de un país surrealista

  Manuel “El Loco” Valdés, retrato de un país surrealista El 28 de agosto falleció a los 89 años el actor cómico, quien con su peculiar sent...