jueves, 21 de marzo de 2019

El humor en tiempos de AMLO y de Salinas

Nuestra historia es un terrible círculo bastante vicioso, que suele repetirse una y otra vez, y siempre de manera cada vez más trágica.
Cuando uno piensa que el futuro será mejor, que no habrá nada peor, aparece otro presidente que lo empeora.
Me recuerda entonces un poema del escritor catalán Jaime Gil de Biedma, llamado Triste historia, que dice:

De todas las historias de la Historia

la más triste sin duda es la de España, 
porque termina mal...

Solamente hay que cambiar España por México, obvio.

Pues bien, esto viene a cuento porque el día de hoy, 21 de marzo, aniversario del nacimiento de Benito Juárez, un luchador contra las fuerzas oscuras nacionales y extranjeras, el actual presidente, conservador emboscado, se inclinó ante la familia Trump y en una vergonzosa entrevista en lo oscurito lo recibió sin informar en absoluto a la sociedad. 

Este infame hecho, me recordó el chiste de la época de Salinas de Gortari, que recogí en mi libro Los mejores chistes sobre presidentes:


El presidente de la república, acompa­ñado de
su ministro Serra, acudió a la Casa Blanca.
Este llevaba los zapatos sucios, por lo que
el presidente le orde­nó que se los limpiara. 
     Un limpiabotas ofreció sus servicios. Levantó un poco la valenciana del pantalón para no ensu­ciarlo y lustró el calzado del ministro.
    Recién terminó, cuando se vio la figura del presidente gringo.
   Salinas miró que Serra tenía el pantalón levantado y, en voz baja, le dijo al oído: 
- ¡Bájate los pantalones!
A lo que el ministro replicó:
 ¡Ah, también eso!



martes, 19 de marzo de 2019

El humor en tiempos de López y de Porfirio Díaz

Hace unos años publiqué una compilación de chistes de presidentes. Fueron años de hurgar en la memoria colectiva, pues antes la represión a la caricatura, que se dió durante las décadas en que el PRI fue partido hegemónico, era imposible criticar al presidente, sólo quedaba la palabra.

Ahora siento un regreso a ese pasado cuando la intolerancia de AMLO busca evitar la crítica, por un lado, y por otro la perversidad de firmar un compromiso de no reelegirse, cuando ello está plasmado en nuestra Constitución.

Recordé un chiste del porfiriato:


Luego de terminar su primer período presidencial el general Díaz fue susti­tuido por Manuel González.
Una tarde llegó Díaz a visitar a su compadre, el presidente de la república, y le comentó:


—La verdad es que no tengo ambiciones presidenciales, compadre.
El presidente González no contestó nada, pero comenzó a buscar entre los cajones de su escritorio.
—¿Qué busca, compadre?
—Al pendejo que se lo crea, compadre.

sábado, 16 de marzo de 2019

La reelección que Porfirio Díaz no quería

En mi gustada sección del Cartón del mes, que publico en la revista Relatos e historias en México, hace apenas unos meses presenté un cartón de Santiago Hernández que muestra a Porfirio Díaz, dando la espalda a Protasio Tagle y diciendo "No quiero, no quiero échamelo en el sombrero", mientras Tagle, entonces ministro de justicia, deposita la boleta de aprobación de la reelección.

El poder es seductor y a personajes obsesivos de la presidencia seguro no lo dejará dormir pensando en cómo lograr seguir en la silla embrujada y maldita, aunque firme lo que firme. (Ya lo sabemos, más de una vez dijo que lo dieran por muerto).

Aunque diga lo que diga, no quiere, pero si quiere.

La eternidad es su sueño.

Aguas.

viernes, 15 de marzo de 2019

Presidente que se reelige se muere: Portes Gil


El poder enloquece a los gobernantes.
     No hay duda. 
    Christian Anderson hizo un excepcional retrato en su cuento El traje nuevo del emperador, donde muestra como el rey suele ser ajeno a la realidad. 
      En México, cada determinada época aparece un mesías que quiere salvarnos y quedarse en el poder para la eternidad, sobre todo cuando escucha el canto de las sirenas, lease sus súbditos, que le dicen lo hermoso que es, lo maravilloso que resulta.
     Emilio Portes Gil, que fue presidente de México, de manera interina al ser asesinado el general Álvaro Obregón, quien acaba de reelegirse, realizó un frase que sigue (y seguirá siendo vigente) 


Presidente que se reelige se muere

     La historia de los afanes reeleccionistas de Obregón la cuento en mi libro El general en la Bombilla.
     Ojalá que los nuevos mochos, no por falta de brazo, como Obregón, sino ideológicamente, logren entender ese fenómeno de nuestra historia.

viernes, 8 de marzo de 2019

Homenaje a Palmira Garza. Mujer caricaturista

Suelo afirmar que soy un privilegiado al poder investigar y escribir sobre muchos temas novedosos que han quedado impresos en periódicos, revistas y libros, listos para que alguien se anime y les dé continuidad.
Hoy leí en Twitter al humorista-escritor Bef hablar sobre Palmira Garza, una excelente caricaturista que tuvo una fugaz presencia en la prensa, suficiente para pasar a la historia de la caricatura como la primera humorista mexicana que tuvo frente a sí a una importante generación de caricaturistas como Rius, Vadillo, Heras, Almada, Rruizte, Aragonés, Helioflores y E Gómez, estos tres son los únicos que se mantienen activos y, junto con Heras, vivitos y coleando.
Palmira formó parte del grupo de mujeres caricaturistas que tuvieron cabida en mi libro Las moneras llegaron ya (2003), que tendría una segunda edición, corregida y aumentada, con otro título Siete moneras (2004)
El Museo de la Caricatura acogió esa exposición, con el apoyo del Instituto de Mujeres del Distrito Federal.
Me costó mucho trabajo dar con Palmira, que vivía en Cuernavaca. Mi amigo Eduardo Gómez encontró entre sus antiguas agendas su teléfono, la localicé y allá fui a dar. Estuve varias horas platicando y convenciéndola de que me diera permiso de publicar su obra. Al final aceptó, y vino incluso a la presentación del libro y a la inauguración de la exposición.
El despliegue de los medios fue impresionante: hubo notas en La Jornada Semanal, en Doble Jornada, en Reforma y en El Universal le dio tres planas, las páginas centrales y la primera plana del diario, hecho inusitado pues es muy raro que una noticia de cultura se convierte en casi la de ocho, como suele decirse en la jerga periodística.
Lo impresionante es que en esta, apareció el autorretrato de Palmira, que quedó conmovida, pues hacía años había abandonado la caricatura.
Me pidió no seguir promoviéndola más pues había sido demasiado. Cuando hice la segunda edición se negó a venir a presentarlo en la feria del libro y desde entonces le perdí la pista.

Hace algunos años, el caricaturista Soto quería su teléfono pero al marcar para pedir su autorización, nadie contestaba; ahora Bef escribe que falleció hace dos años y lamenté mucho no seguir su pista, pero quise respetar su deseo de no volver a tener reflectores.
Ahora, empero, me sumo al twitter de Bef: “Palmira Garza es una estupenda caricaturista. Su obra no merece ser olvidada. Hoy la recordamos en el #DiaInternacionalDeLaMujer como una precursora del cómic autoral en nuestro país”.
Así es, la obra de Palmira queda como enorme testimonio del humor gráfico de las mujeres mexicanas, al lado de otras grandes artistas como Cecilia Pego, que muestran su grandeza estética y la necesidad de seguir en el rescate de su quehacer como creadoras.

martes, 5 de marzo de 2019

Cartón del mes. Son los mismos

Este es mi cartón que, como cada mes, aparece en la revista Relatos e historias en México. Una espléndida obra del caricaturista regiomontano Santiago R. de la Vega un autor al que no le ha hecho justicia la historia de la caricatura, a pesar de ser uno de nuestros grandes artistas.
Su cartón, Dicen que son, retrata la diferencia entre los ministros porfiristas y los maderistas, dicen que son: LOS MISMOS PERROS. 
Cualquier diferencia de hace cien años con el hoy, no es coincidencia, es realidad



sábado, 2 de marzo de 2019

Consecuencias de la muerte de Obregón

Dibujo que le hizo León Toral antes de asesinarlo
Pasado mañana, 4 de marzo, el viejo PRI cumple noventa años; acabo de encontrar una entrevista, de hace una década, acerca de uno de mis libros, El General en la Bombilla, donde menciono este hecho. 





Hablan de consecuencias de 
la muerte de Obregón

Además del nacimiento del Partido Revolucionario Institucional, la muerte de Álvaro Obregón en 1928 trajo a México un sistema político que tuvo una vigencia muy sólida hasta el año 2000.
30/12/2008 | 00:00 AM
MÉXICO (NTX)._ Además del nacimiento del Partido Revolucionario Institucional, la muerte de Álvaro Obregón en 1928 trajo a México un sistema político que tuvo una vigencia muy sólida hasta el año 2000, cuando ese partido perdió la presidencia de la República, afirmó el investigador Agustín Sánchez González. 
A propósito de la tercera reedición de El general en la Bombilla, un ejercicio de documental en torno a la frustrada búsqueda democrática de los mexicanos, el especialista señaló que el deceso de Obregón significó la institucionalización de la Revolución Mexicana. 
A través de una ágil crónica, en el texto de 249 páginas y ocho capítulos editado por Planeta en su colección de bolsillo, Sánchez González presenta un mosaico de opiniones y anécdotas que recrean el contexto que rodea al crimen de quien fuera el 48 presidente de México. 
En cada una de sus páginas, vuelven los fantasmas de aquellos días que marcaron un parteaguas en la historia mexicana. 
"El libro es como una crónica de buenos y malos, lo que hago es detallar la vida de Obregón como la vida de su asesino José León Toral; la idea fue hacer un trabajo prácticamente policiaco. 
"Narro todo, desde el encuentro entre Obregón y Toral, hasta el asesinato del Presidente; se trata de una historia que está plasmada como un trabajo cinematográfico", explicó. 
El rumor de una conspiración de alto nivel y de una libre asociación de actores en un drama escandaloso, hace de este texto una pieza fundamental en la construcción de la memoria histórica de la Revolución y de sus componentes populistas. 
Y es que para el escritor, historiador y periodista, la idea era hacer una crónica narrada, en la que el lector vaya encontrando y sacando sus propias conclusiones. 
"No se trata de juzgar al asesino ni al asesinado, es más bien presentar lo que ocurrió. Obregón es un personaje que seduce mucho porque fue el único Presidente que fue solemne, capaz de hacer chistes por sí mismo", indicó. 
"Muchos de los capítulos se refieren a bromas y obras de teatro como La muerte de Don Adolfo, Las calles de Don Plutarco, El mocho muerto por un mocho, La concha madre, De calles y deportes y El desmoronamiento, es decir, juego mucho con el humor de la época", indicó. 

El humor en tiempos de AMLO y de Salinas

Nuestra historia es un terrible círculo bastante vicioso, que suele repetirse una y otra vez, y siempre de manera cada vez más trágica. Cua...

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS