martes, 6 de octubre de 2015

París bien vale un vinito



Poca gente sabe que París, no es la misma ciudad maravillosa que existe hoy. No todo es la Torre Eiffel.




Su historia se remonta apenas al siglo XIX, cuando nace esta urbe perfecta, bueno casi, asociada al Barón Haussman quien generó una revolución urbana, construyendo una red de ejes que gestan un goce estético y un asombroso encuentro permanente con el milagro urbano.

Volver a París en el Siglo XXI, fue mágico.

Hacía 22 años que no estaba ahí.

Ahora, no sé exactamente el por qué, busqué la ciudad perdida, la ciudad inexistente hoy y me encontré, casi sin querer, con ese París histórico, originario.

El París romano, la pequeña villa gala denominada Lutetia Parisiorum, más conocida como Lutecia (tal vez de la raí celta=ratón, según wikipedia)

De eso no queda nada, pero me encontré sin investigar entonces, las arenas de Lutecia, un anfiteatro romano inserto en el V Distrito de París y al que debimos caminar mucho para encontrarlo pues estaba muy escondido. 

Impresiona su presencia en medio de grandes edificios y de un jardín hermoso. 

Hoy es un redondel donde lo jóvenes juegan y se divierten, como hace cientos de años. No sé si algún colega le asuste el uso contemporáneo de un monumento histórico pero a mi me gustó que hoy se pueda seguir usando a pesar de los siglos que pude mirar y me miraron.

Llegué a Lutecia, después París.
Luego, en el barrio latino, un buen vino.
Salud.

No hay comentarios:

Hace apenas un mes: 19 de septiembre de 2017

Ese desdichado y ahora inolvidable día, escribí en mi muro de fb tres textos que ahora recupero por acá, como parte de mi memoria de vida...

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS