martes, 6 de enero de 2015

Ojo parado. El escarnio como arma de la contrarrevolución

Para quienes piensan que la caricatura y el humor deben ser  de izquierda, hay que decir que nuestra historia muestra que esa afirmación no es real, la caricatura y el humor, desde mi punto de vista, es una critica al poder, sea cual fuere su signo ideológico.
La caricatura mexicana fue, durante la revolución, muy crítica contra quienes son hoy nuestros héroes.
Una de las tragedias más terribles fue el trato que recibió Francisco I. Madero y su familia, desde su esposa, doña Sara Pérez, a quien apodaban el SaraP de Madero, pero sobre todo a su hermano Gustavo. 
De eso trata mi artículo de enero en Relatos e historias de México, del mes de enero de 2015. 
La segunda parte pueden leerla en la revista de este mes.

No hay comentarios:

No escuchar, no leer. Pedir perdón o un viaje inútil

  Leo la carta que envía el presidente mexicano al Papa y no deja de sorprenderme, una vez más, el soliloquio que vive el presidente López O...