miércoles, 18 de noviembre de 2015

Martínez Carrión nota aparecida en la revista Proceso

Nota aparecida en la revista Proceso de la muestra Jesús Martínez Carrión y El Colmillo Público, que fue curada por Agustín Sánchez González y de la que, este jueves 19 de noviembre, realizaré una visita guiada, con entrada libre, a las 19.30 hrs.

Jesús Martínez Carrión, en el Museo de la Estampa

El colmillo público en el Museo Nacional de la Estampa.
El colmillo público en el Museo Nacional de la Estampa.
MÉXICO, DF (apro).- Jesús Martínez Carrión y el Colmillo Público. Del trazo costumbrista a la línea revolucionaria es el nombre de la exposición que presenta el Museo Nacional de la Estampa (Munae) y recoge la obra donada por el arquitecto Francisco Javier Gutiérrez Martínez, bajo la curaduría de Agustín Sánchez González y Santiago Pérez.
A partir de 1903, el artista guanajuatense Jesús Martínez Carrión, dibujante y acuarelista de implacable oficio, colaboró en distintas publicaciones recreando escenas costumbristas así como caricaturas críticas al régimen de Porfirio Díaz.
En esta muestra se exhibe una selección del trabajo que Martínez Carrión realizó en la revista semanal El Colmillo Público,que fundó y dirigió, editada por Federico Pérez Fernández, hasta que fue suspendida tras la persecución a sus creadores. El último número que vio la luz fue el del 1 de julio de 1906. Los meses siguientes enmarcaron el trágico acontecimiento que culminó con la muerte del caricaturista.
La formación tan completa que poseía José Jesús Martínez Carreón –formado en la Academia de San Carlos como dibujante, acuarelista, impresor y editor–, le permitió destacar y ofrecer en sus propuestas una gran originalidad. Perteneció a la generación de caricaturistas como José María Villasana, José Guadalupe Posada y Daniel Cabrera.
Los especialistas apuntan que, sin duda, su trabajo es una importante contribución frente a las escasas revisiones académicas que se han realizado sobre él. Destaca sin duda su postura crítica y la calidad de su dibujo original y contundente.
Rafael Carrasco Puente, en su célebre libro La caricatura en México, ha manifestado que el trabajo de Martínez Carrión se especializó en el general Porfirio Díaz y en trazos de tipo populares, “con la circunstancia regocijadísima de que solía caricaturizarse él mismo (si se permite el pleonasmo), ya como cargador de número, ya como aguador o bien como soldado o sardo”, así como una contundente observación que da más sentido a la importancia de estas revisiones.
Lamenta, asimismo, que la demasiada relevancia a la obra de Posada ha opacado tanto a Martínez Carreón como a otros artistas de su tiempo.
También colaboró con El Hijo del Ahuizote, asumiendo siempre una militancia magonista, donde –como es claro en sus ilustraciones– resalta la satanización al capital, al gobierno y al clero. Igualmente, en sus cartones denuncia la represión de los mineros en Cananea (1906) y todos aquellos actos de injusticia social y dictatorial.
Ese mismo año, la policía descubrió la imprenta de Martínez Carrión donde se elaboraba La Revolución Social, el periódico de línea radical que llamaba a la sublevación armada y el que el caricaturista fue llevado a un calabozo. Después de tres meses fue liberado, pero quedó ciego y agonizante y murió por una tuberculosis pulmonar.
La muestra permanecerá abierta al público hasta el 29 de noviembre en el Munae, ubicado en avenida Hidalgo número 39, Plaza de la Santa Veracruz, Centro Histórico.

No hay comentarios: