lunes, 16 de febrero de 2015

Posada y sus fantasías en la Feria del Libro de Ocasión

Desde hace 27 años existe un proyecto cultural independiente que ha defendido su existencia contra viento y marea: La Feria del Libro de Ocasión que año con año es montada  a la par  y en las mismas fechas que la Feria de Minería.

Primero estuvo en el Patio Central del Museo Nacional de Arte y desde hace unos años se encuentra en el Casino Metropolitano, en Tacuba 15, muy cerca del Palacio de Minería ya a una calle del metro Allende.




Esta feria tiene la peculiaridad de reunir a los libreros de viejo, mujeres y hombres que se dedican a preservar la memoria nacional a través de libros antiguos, verdaderos tesoros, muchas veces recuperados d el basura, documentos raros, papeles, libros que hace años no se encuentran en ninguna librería.

Desde hace muchos años participo con alguna charla, presento algún libro. Me encanta ser parte de ese evento pues creo firmemente que ese tipo de acciones, independientes, causas ciudadanas, son lo que validan a un país.
Este año presento mi libro Posada. Fantasías, calaveras y vida cotidiana, que publiqué en Madrid, con Ediciones Turpin y con el invaluable apoyo del Centro de Estudios Mexicanos de la UNAM, en España.

Será este viernes 20 de febrero a las 19 horas. Habrá un gran descuento sólo en ese día.


Vayan a la feria, encontrarán grandes tesoros y, además, apoyarán a un gran proyecto cultural.

1 comentario:

Gonzalo Ramos Aranda dijo...

YO . . . EL LIBRO USADO

“Soy conocimiento, luz y pensamiento.”

Orgulloso grito,
mi origen bendito,
nací en una imprenta,
sin mancha ni afrenta.

Crecí en los estantes,
baldas, confortantes,
pasé varios años
en los entrepaños.

Anaquel, repisa,
sin correrme prisa,
me mostré en vitrinas,
algunas muy finas.

Probé aparador,
también mostrador,
sabia estantería,
de una librería.

Por cierto descuido,
caí en el olvido,
sólo, sin respaldo,
viví siendo saldo.

En bodegas varias,
sintiéndome paria,
estuve apilado,
dañado, . . . cansado.

Lleno de pesares,
conocí bazares,
anduve en las “ferias”
de las periferias.

En tianguis de barrio,
padecí “mal fario”,
sentí escalofrío,
toqué suelo frío.

Sufrí, cual gusano,
fui de mano en mano,
de gente ignorante,
conducta aberrante.

“Cháchara”, me dicen,
“viejo”, me maldicen,
arrancan mis pastas,
preciosas y castas.

Me rompen las hojas,
que lucen añosas,
me pisan, me avientan,
mi ser desalientan.

Hoy, luzco maltrecho,
mas no soy desecho,
aunque estoy “usado”, . . .
quiero ser comprado.

Respeto exijo,
con celo prolijo,
requiero cuidado,
ser revalorado.

Pues, no soy “pirata”,
de tinta barata,
cultura contengo,
a eso me atengo.

Necesito, urgente,
por lúcida gente,
ser reglamentado
y . . . dignificado.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
México, D. F., a 15 de octubre del 2007
Dedicado a mi papá, Gonzalo Ramos Amaya (QEPD)
Reg. SEP Indautor No. 03-2008-071113112400-14