viernes, 20 de febrero de 2015

Más de David Carrillo y su pueblo Villaldama, NL

Se sabe que nadie es profeta en su tierra.
        Un municipio de Nuevo León vio nacer a uno de los grandes caricaturistas universales y su ingratitud ha sido vergonzosa.
        Ni el gobierno ni la sociedad, ni los cronistas, nadie ha sido capaz de levantar una piedra y decir que ahí nació don David hace casi 96 años.
    Son una vergüenza las autoridades municipales de Villadama, del gobierno estatal y de la sociedad de Nuevo León.
    Allá ellos y su cara dura.






No hay comentarios:

No escuchar, no leer. Pedir perdón o un viaje inútil

  Leo la carta que envía el presidente mexicano al Papa y no deja de sorprenderme, una vez más, el soliloquio que vive el presidente López O...