jueves, 27 de noviembre de 2014

Pollos asados en el Manzanares

Después de admirar los frescos de Goya, en  la ermita de San Antonio de la Florida, se caminan unos cuantos pasos y es viable encontrar un delicioso sitio para comer: Casa Mingo, una de las sidrierías más antiguas y de mayor tradición en Madrid, donde se pueden saborear unos pollos asados bañados en sidra natural cuyo sabor es completamente ajeno a los que comemos en México y que son un manjar divino.
Acompañados de una discreta ensalada y para completar unos quesos cabrales para chuparse los dedos, lo mismo que el chorizo en sidra.
El sitio es encantador, fundado en 1888 en lo que fue "Real sitio a la ribera del Manzanarez, como prolongación del Campo del Moro y el resto de jardines del Palacio Real".
Se puede leer en su página: "Los gruesos muros de lo que fue un antiguo almacén de material cuando se iniciaban las infraestructuras ferroviarias de la Península (concretamente la estación del Norte o del Príncipe Pío), han visto el paso de tres siglos con la misma actividad de restauración que aquel primitivo "Llagar" o fábrica de sidra, que instalaron los primeros asturianos que trabajaron en el tren y que por ello, recibían directamente de su tierra los productos naturales que no se resignaron a perder. Un lugar privilegiado en el que se erige uno de los más famosos restaurantes de Madrid." Así que si le gusta la sidra, no dude en llegar por esos lados.
Además, los postres son una delicia, saborear una Tarta de Santiago, un bizcocho de almendra digno de los mejores paladares. Es un placer inmenso.
En Madrid, donde hay miles de sitios para comer, aunque no es un acierto encontrar un sitio lleno de historia, los hay por todas partes, es riquisimo encontrar un lugar con esa escenografía, los toneles de sidra de fondo, el río tan cerca, el clima, todo. Madrid, pues.

 



No hay comentarios: