sábado, 12 de mayo de 2018

Un basurero en Xochimilco o el Edén pérdido

Hace años que no visitaba Xochimilco.
Hoy amanecí con animo tlacoyero, así que me fui con mi mujer y mi hijo al mercado de Xochimilco con la intención de saborear unas quesadillas y después, de postre, una rica nieve de frutos rojos.
Tomé el coche y lo dejé en las Torres, pasando Tasqueña y de ahí me encaminé al Tren ligero para viajar a Xochimilco.
Siempre he pensado que en lugar de dejar vivo al pulpo transportista los gobiernos tendrían que estimular el transporte colectivo, no contaminante, como es el tren ligero y sería, sin duda alguna, una ciudad más amable. 
López Obrador estimuló el uso de automóvil al crear, con la complicidad de Claudia Sheimbaum el segundo piso del periférico en vez de generar transporte colectivo; quien sí lo hizo, pero sólo para saquearnos, es Marcelo Ebrard al que todos recordaremos por el gran robo dorado de la línea 12.
Desde hace tres años gobierna esa delegación MORENA. Uno pensaría, con tanta alaraca que prometen, que si bien en 3 años es complicado transformar una ciudad, por lo menos sería un poco mejor pero... no.
Calles sin pavimentar, banquetas rotas, ambulantes a diestra y siniestra. 
Desde la terminal del Tren ligero hasta el Jardín centenario, todo parece un muladar. Sucio, desagradable, asqueroso.
En esas diez calles que caminamos, no hubo una sola, UNA, que estuviera en condiciones medianamente aceptables. Debe ser imposible caminar por ahí con muletas y ni siquiera pensar en silla de ruedas.
Y qué decir del embarcadero, un robo en despoblado, sin precios al público, como estaban publicados antes, mostrando una hoja con los servicios y, supongo, intentando cobrar como se deje el cliente. El colmo, en las trajineras, un letrero gigante pidiendo propina de cien pesos. Y los alrededores del embarcadero, también, rechinantes de mugre.
Xochimilco, el lugar donde se cultivan las flores, debería llamarse Suciomilco.
La Plaza Xochimilco, que era un jardín hermoso, en donde parecía que se vivía la tranquilidad provinciana, en el mejor sentido de la palabra, es un basurero más, lleno de mugre por todas partes y, lo peor, prostitutas que pululan por ahí a las 15 horas. 
Uno pensaría que el nuevo gobierno sería capaz de mejorar el entorno de Xochimilco, cuando menos un poco pero no.
Es lamentable el muladar en que se ha convertido Xochimilco a pesar de las promesas del edén, con un gobierno que promete mucho pero cumple muy poco. Parece que el águila fue a cagarse ahí antes de irse volando al zócalo.

2 comentarios:

Ivonne Rocha dijo...

Hace 22 años que soy asidua a Xochimilco por la universidad y hace 6 que decidí radicar aquí y es lo mismo, no es el partido el responsable de la limpieza, me consta que limpian por las mañanas las personas encargadas, es la falta de cultura cívica he vivido en 4 delegaciones y es la más sucia, lamentablemente son las personas quienes creen que las calles son un basurero gigante, soy de Azcapotzalco y también gobierna Morena la diferencia son las personas no se necesitan botes en la calle la gente se lleva su basura y la tira en casa, aquí mi vecina saca sus bolsas a la calle y el único que se las lleva son los perros que merodean causando un basurero, mi hija visito un parque en Azcapotzalco y maravillada mencionaba que las calles estaban limpias, es grave la falta de cultura cívica si y se nota en las calles 😖

AGUSTÍN SÁNCHEZ GONZÁLEZ dijo...

Muchas gracias por su respuesta. Lo sé, justamente buscaba provocar respuestas como la suya para mostrar que aunque viniera Dios a ocupar la presidencia de la república, si la sociedad no modifica sus hábitos culturales, nada cambiará. Saludos

Andrés Audiffred: una gran estrella de la caricatura

Este 8 de diciembre de 2018, se cumplieron 60 años del fallecimiento del genial Andrés Audiffred. Este texto lo publiqué hace un par de años...

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS