jueves, 24 de diciembre de 2015

Las posadas con Posada

Hasta hace unas decadas, las fiestas decembrinas tenían un mayor caracter religioso.
La compulsión por comprar aun no era tal.
Durante 9 días, en muchas d elas calles de la ciudad de México se celebraba un ritual, una fiesta donde los niños eran los privilegiados pues se les consentía con piñatas llenas de frutas y dulces. 
Y si no alcanzaban a ganar, los organizadores les entregaban una bolsita con dulces, un cucurucho con fruta.
Este novenario era conocido como las Posadas y consistía en el ritual del encuentro de la Virgen María y San José buscando donde nacerá el niño Jesús.

José Guadalupe Posada ilustró unos hermosos cuadernillos con las letras de las jornadas de los santos Peregrinos.
También ilustró la gran fiesta posterior al ritual d elos peregrinos: la piñata llena de frutas que, al grito de dale dale dale, los chicos trataban de romperla y encontrarse con la dulzura de la fruta invernal.




No hay comentarios: