sábado, 15 de septiembre de 2018

¿Veinte años no es nada? El Zócalo en 1998

Hace veinte años me tocó participar en la organización de las festividades del 15 de septiembre en el Zócalo.

Cuauhtémoc Cárdenas había ganado la Jefatura de Gobierno del DF y seguramente por la herencia priista de la regencia, al GDF le tocaba organizar esta fiesta. La institución responsable fue el Instituto de Cultura, en donde yo ocupaba el puesto de director de información cultural.

Fue emocionante, duro, angustiante y feliz.

Cuando terminó el evento respiré y soñé con un México maravilloso, sobre todo al mirar los miles de rostros de mexicanos que acudieron a vitorear al presidente en turno, en este caso a Ernesto Zedillo.


Nunca la izquierda había ganado nada y ese año ganó la joya de la corona, la capital de la república.

Cuando concluyó la fiesta y todo el mundo marchaba para sus casas, caminé sobre esa maravillosa plaza en donde aún retumbaban los gritos y se escuchaba el latir emocionado de los mexicanos que esa noche acudieron a gritar ¡Viva México!, fue entonces cuando seguí soñando en un país mejor.

Aún estuve en la organización de 1989 y en la de 1990, aunque ya en la Jefatura de gobierno, ya con las elecciones presidenciales perdidas y con el triunfo de Fox en el país y López Obrador en la Jefatura de Gobierno.

Ese mundo mejor con el que soñaba  se empezaba a derrumbar. Luego vinieron las ligas, el descubrimiento de la corrupción perredista y el fin del sueño. Fue como una película en donde apenas se vieron los cortos.

Han pasado veinte años y sigo recordando aquel sueño pero ahora me queda cada vez más claro que los sueños, sueños son y que este país es como las quinceañeras a quienes les ponen una dedicatoria que dice: "eres muy linda, nunca cambies"

viernes, 14 de septiembre de 2018

Serena, Morena. Caricatura y censura

Hace unos días, la estrella del tenis, Serena Williams, hizo todo un enorme berrinche porque perdió un campeonato muy importante. Su contrincante, una ovencita d eorigen japonés, granadmiradora suya, por cierto, la derrotó, ante la sorpresa de miles de fanáticos del tenis.

El caricaturista Mark Knight, de Herald Sun de Australia, publicó una caricatura donde aparece Serena  brincoteando encima de su raqueta, llena de furia, como un bebé berrinchudo (al lado aparece un chupón), mientras el juez, como un padre consentidor, le dice a la nipona: "Puedes dejarla ganar".

La respuesta de varios periódicos gringos fue decir que era una caricatura sexista y racista. He visto miles de caricatura y esta nada tiene de eso. Es una espléndida caricatura de una mujer berrinchuda (pudo ser un hombre).

A los censores de todas las épocas les molesta la caricatura. Hay quien dice que a todos nos gusta la caricatura... hasta que no nos caricaturizan.

Ante la avalancha de críticas, el Herald Sun dio una gran respuesta: en su portada, volvió a publicarla, al lado de otros caricaturizados con un pie que dice: Welcome To PC World (Bienvenidos al Mundo de lo Políticamente Correcto).

En todas las épocas han existido censores de la caricatura. Ahora mismo recuerdo hace unos meses cuando Alarcón fue cuestionado por uno de sus colegas por pitorrearse de los fanáticos de López Obrador.

Vivimos una época de corrección política que no debemos permitir pues sería como caer como el viejo y decrépito monje de la novela El nombre de la Rosa, de Umberto Eco, que dice que la risa es una maldición.

Por ello, coincido totalmente con el Herald Sun, que editorializó: "Si los autoproclamados censores de Mark Knight se salen con la suya con esta caricatura de Serena Williams, nuestra nueva vida políticamente correcta será muy aburrida".

miércoles, 12 de septiembre de 2018

La manifestación del silencio, en caricatura, en1968.


La caricatura es una representación de la realidad. 
En la historia de la caricatura mexicana se han hecho de lado a muchos autores y poco se conoce de ellos.

El grupo que estuvo en el periódico La Prensa, en 1968, fu muy importante pues con críticas sutiles logran mantener informada a la sociedad mexicana, mucho más que revistas o periódicos que leían las capas intelectuales, como era el caso de Excélsior, por ejemplo.

Autores como Ochoa, Luis Borja y Juan Ramírez, con sencillos trazos mostraron una realidad en ese momento de crisis y censura.

El cartón de Ocho, sobre la manifestación del silencio, que este 13 de septiembre cumple medio siglo, es muy certero y de una gran sutileza.


jueves, 6 de septiembre de 2018

1968.Palabras e imágenes que transformaron al mundo

Mañana viernes 7 de septiembre se inaugura la muestra 1968. Palabras e imágenes que transformaron al mundo, en el Museo Nacional de las Culturas del Mundo (Moneda 13, al lado de Palacio Nacional).

Esta es la entrevista que me hicieron en el periódico El Universal




La invitación



miércoles, 5 de septiembre de 2018

Cartón del mes: México 68

Como cada número, presentamos el cartón del mes en la revista Relatos e historias en México.

En la entrega de septiembre de 2018, mostramos una caricatura anónima que circuló por miles en las calles de esta ciudad de México en aquellos días que los jóvenes salieron a buscar un mundo nuevo


sábado, 1 de septiembre de 2018

Poemas de 1968. Elegía de Tlatelolco




Elegía de Tlatelolco
Carlos Montemayor

Todo quedó en esta plaza
nuestro amor en las piedras otra noche derrumbada
el silencio vela como ataúd madre y hombre
entre las botas y escupitajos de las escoltas
y la vida se ensucia
escondida en los edificios
con el afanoso mendrugo
que nos queda del amigo que no alcanzó a huir.
Todo quedó en esta plaza:
la piedra inmemorial del sacrificio
sacerdotes que olvidaron la pureza
y ciegamente buscan nuestro corazón:
sacrificado sin astucia
espontáneo y atraído por el placer antiguo de la tierra florida
ahora conoció el engaño y la pureza
germinará en la sangre la flor de la desconfianza.
Todo quedó en esta plaza
tantas piedras lastimando el aire
tanta piedra que oyó el múltiple estertor
de muchachos y quedó en su raíz
la amargura y la dulzura de este silencio
(la luz precipitada en el cielo me descubre
y el afecto del día llega al dolor a través de la mirada
imposible olvidar
imposible quedarse muerto)


miércoles, 29 de agosto de 2018

Las voces de Tlatelolco. José Emilio Pacheco




Las voces de Tlatelolco
Por José Emilio Pacheco (inclui textos reunidos por Elena Poniatowska em la noche de tlatelolco, de 1971)
Eran las seis y diez. Un helicóptero
sobrevoló la plaza.
Sentí miedo.
Cuatro bengalas verdes.
Los soldados
cerraron las salidas.
Vestidos de civil, los integrantes
del Batallón Olimpia
–mano cubierta por un guante blanco–
iniciaron el fuego.
En todas direcciones
se abrió fuego a mansalva.
Desde las azoteas
dispararon los hombres de guante blanco.
Disparó también el helicóptero.
Se veían las rayas grises.
Como pinzas
se desplegaron los soldados.
Se inició el pánico.
La multitud corrió hacia las salidas
y encontró bayonetas.
En realidad no había salidas:
la plaza entera se volvió una trampa.
–Aquí, aquí Batallón Olimpia.
Aquí, aquí Batallón Olimpia.
Las descargas se hicieron aún más intensas.
Sesenta y dos minutos duró el fuego.
–¿Quién ordenó todo esto?
Los tanques arrojaron sus proyectiles.
Comenzó a arder el edificio Chihuahua.
Los cristales volaron hechos añicos.
De las ruinas saltaban piedras.
Los gritos, los aullidos, las plegarias
bajo el continuo estruendo de las armas.
Con los dedos pegados a los gatillos
le disparan a todo lo que se mueva.
Y muchas balas dan en el blanco.
–Quédate quieto, quédate quieto:
si nos movemos nos disparan.
–¿Por qué no me contestas?
¿Estás muerto?
–Voy a morir, voy a morir.
Me duele.
Me está saliendo mucha sangre.
Aquél también se está desangrando.
–¿Quién, quién ordenó todo esto?
–Aquí, aquí Batallón Olimpia.
–Hay muchos muertos.
Hay muchos muertos.
–Asesinos, cobardes, asesinos.
–Son cuerpos, señor, son cuerpos.
Los iban amontonando bajo la lluvia.
Los muertos bocarriba junto a la iglesia.
Les dispararon por la espalda.
Las mujeres cosidas por las balas,
niños con la cabeza destrozada,
transeúntes acribillados.
Muchachas y muchachos por todas partes.
Los zapatos llenos de sangre.
Los zapatos sin nadie llenos de sangre.
Y todo Tlateloco respira sangre.
–Vi en la pared la sangre.
–Aquí, aquí Batallón Olimpia.
–¿Quién, quién ordenó todo esto?
–Nuestros hijos están arriba.
Nuestros hijos, queremos verlos.
–Hemos visto cómo asesinan.
Miren la sangre.
Vean nuestra sangre.
En la escalera del edificio Chihuahua
sollozaban dos niños
junto al cadáver de su madre.
–Un daño irreparable e incalculable.
Una mancha de sangre en la pared,
una mancha de sangre escurría sangre.
Lejos de Tlatelolco todo era
de una tranquilidad horrible, insultante.
–¿Qué va a pasar ahora, qué va a pasar?

¿Veinte años no es nada? El Zócalo en 1998

Hace veinte años me tocó participar en la organización de las festividades del 15 de septiembre en el Zócalo. Cuauhtémoc Cárdenas había ga...

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS