miércoles, 3 de julio de 2019

El humor es la ternura del miedo: Mordillo

Siempre que veo un dibujo de Mordillo me enternece la capacidad de generar tantas emociones en una obra que retrata magistralmente un mundo cuyo silencio engendra grandes momentos de alegría a raudales, asombro por las siluetas o melancolía sigilosa.

Hoy su cuerpo se ha ido, pero Mordillo no, siempre queda pues su trabajo ya forma parte de las obras clásicas del humorismo gráfico.

Tengo una jirafa original y una curiosa anécdota.

Hace diez años, cenabamos en Alcalá de Henares, celebrando que al brasileño Ziraldo, otro gigante del humor, había recibido el Premio Quevedos.

En la mesa de honor, el dúo brindaba y a los alrededores, dos decenas de caricaturistas de todo el mundo, y algunos colados como yo, brindabamos.



De pronto, una cola empezó en torno a Mordillo.

Cual si fuera una estrella, firmaba autógrafos, pero no sólo eso. Me acerqué y el regalo fue una jirafa dibujada en la parte posterior del menú del restaurante alcalino.

Llegué a la mesa que compartía con algunos amigos a presumir mi dibujo, cual si fuera único y me di cuenta que ya otras dos caza autógrafos tenían un dibujo de... una jirafa.

Cada que alguien llegaba, mostraba lo mismo una jirafa.

Ese es uno de los legados que, por cierto, no era mía. Pedí el dibujo para mi mujer.

Privilegios de la vida: estar unos momentos al lado de un gigante del humor que, aunque hoy nos dejó,  vive eternamente y seguirá haciendo reír a muchas generaciones más, seguramente, hasta el fin del historia





No hay comentarios:

Manuel “El Loco” Valdés, retrato de un país surrealista

  Manuel “El Loco” Valdés, retrato de un país surrealista El 28 de agosto falleció a los 89 años el actor cómico, quien con su peculiar sent...