jueves, 9 de junio de 2016

Solovino o la caricatura como premonición

Cuando escuché el mensaje de López a sus fieles me impacté. Busqué la palabra solovino y solovina y confirmé su inexistencia. Más tarde, leí en el muro de Raúl Trejo Delarbre acerca del Solovino de Abel Quezada.
Mi cabecita malsana comenzó como disco duro a pensar donde estaban esas caricaturas y no tardé mucho en encontrarlas.
He aquí el Solovino de don Abel Quezada. Sin duda, como sucede con la caricatura muchas veces, fue un lapsus histórico o una premonición.
No lo sé.

No hay comentarios:

Enrique Fuentes: un entrañable librero

  La muerte de Enrique Fuentes es, sin duda, el preámbulo de la gran crisis, tal vez hasta terminal, que se avecina en México, pues los libr...