lunes, 24 de agosto de 2015

Criminal dictador convertido en estatua




Un enano cacique: Díaz Francos
"No sé si la aprueben los políticos, pero, la verdad, me vale madre", dijo el edil de Orizaba, al decir que (im) pondrá una escultura de Porfirio Díaz en el Centro de Orizaba.

No discutiré méritos económicos, tampoco de otra índole, sólo puedo mencionar la historia de un hombre que fue héroe en su momento, el 2 de abril, y que la ambición y obsesión por el poder lo convirtió en un dictador.
Matanza de Río Blanco
El alcalde priista Juan Manuel Diez Francos hace honor a sus apellidos, honra a Porfirio Díaz y a Francisco Franco y con el autoritarismo propio de un dictadorzuelo, por sus cojones instaura la estatua de Díaz, a unos cuantos kilómetros de un pueblo, Río Blanco, sitio de uno de los sucesos más indignantes de nuestra historia: la matanza del 7 de enero, donde Díaz mandó asesinar a 800 trabajadores, hombres y mujeres que protestaban por la explotación criminal de los empresarios textiles de entonces.
Este pobre país llamado México merece muchas estatuas dedicadas a Porfirio Díaz, a Santa Anna, a Fidel Velázquez, a Carlos Salinas de Gortari y a muchas otras lacras que nos han sojuzgado.

Merecemos estas estatuas, ante nuestra desmemoria histórica y ante nuestra pasividad ante tales atropellos autoritarios de siniestros personajes como Díaz Francos a quien, sencillamente, le vale madre lo que piensa la ciudadanía.

No hay comentarios: