sábado, 1 de enero de 2011

FELIZ 2011 CON POSADA

El escritor, historiador y periodista Agustín Sánchez González llamó a revalorar la vida y obra de José Guadalupe Posada (1852-1913), luego de considerar que en los últimos años se ha construido una imagen del grabador mexicano llena de falsedades.

A dos años del primer centenario luctuoso y a uno del 160 aniversario del natalicio del creador hidrocálido, Sánchez González pidió a las instituciones culturales revertir los mitos en torno a Posada y darle el lugar que se merece.

“Ahora que pasó el Centenario de la Revolución, nadie mencionó nada sobre Posada frente al humor gráfico de México, pasó desapercibido. Eso deja clara muestra que los nichos populares no existieron”, consideró el también investigador del Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información de Artes Plásticas (Cenidiap).

De acuerdo con quien es considerado uno de los más importantes historiadores de la caricatura mexicana, las decenas de publicaciones realizadas hasta ahora a Guadalupe Posada se han hecho a “oídas, a base de mentiras y invenciones”.

Señaló que en su libro “Posada” se encuentra una copia del Acta de Defunción del hijo de Posada, Juan Sabino, quien murió de tifoidea; así como del propio artista, quien falleció de alcoholismo en el Barrio de Tepito.

“Y ahora me acabo de encontrar con la fe de su bautismo, que es importante porque de alguna manera se va armando el rompecabezas de la vida de Posada.

“Ese documento rompe con una discusión sobre Rafael Barajas ´El Fisgón´, quien había retomado de un historiador de Aguascalientes, de nombre Alejandro Topete, donde hablaba que Posada se llamaba José Guadalupe Ruiz Posada, lo cual es falso.

“Esta acta viene a romper ese mito, pues en realidad fue José Guadalupe Posada Aguilar”, destacó Agustín Sánchez, al tiempo que subrayó que aún falta mucho por descubrir del grabador mexicano.

Otro de los mitos, según el ganador del premio al Desempeño Académico en Investigación del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) 2009, es que Posada fue un revolucionario radical.

“En 1963 Leopoldo Méndez hizo un grabado donde aparece Posada en su taller, mirando una represión a campesinos, este grabado es una de las más grandes mentiras de la historia mexicana.

“Retrata a Posada viendo una represión y a sus espaldas pone a los hermanos Flores Magón; esta obra hizo que todo mundo considerara que el artista fuera un radical-revolucionario y de que publicaba en ´El hijo del ahuizote´”, señaló.

Según Sánchez González, esta versión y otras más han sido mentiras, pues Guadalupe Posada no fue radical, tampoco un conservador, “sino un hombre que trabajaba y tenía una visión de liberal.

“Eduardo del Río, ´Rius´, y ´El Fisgón´ hablan de que Posada era porfirista, lo cual es otra mentira, pues él siempre hizo críticas tanto a Francisco I. Madero como a Porfirio Díaz”, señaló.

“Los historiadores creemos que hay que ponerse los zapatos en el personaje histórico, no puedes juzgar y criticar a partir de tu visión, se requiere analizar al personaje a partir de su circunstancia histórica”, consideró.

Hay que revalorarlo, aclarar el mito de que la imagen de “La Catrina” fue bautizada por Diego Rivera y no por Posada, se requiere abrir brecha, mostrar a un Posada verdadero, lo más cercano a la realidad.

No hay comentarios:

Enrique Fuentes: un entrañable librero

  La muerte de Enrique Fuentes es, sin duda, el preámbulo de la gran crisis, tal vez hasta terminal, que se avecina en México, pues los libr...