lunes, 20 de abril de 2020

Una historia de la intolerancia, en el 2000 (y siempre)



Buscando información del libro de Hugo Salinas Pierce, padre de Salinas Pliego, el socio de AMLO, con quien protagonizó antier una escaramuza tipo borrachos de cantina, que hacen como que pelean, me encontré esta nota que muestra, entre otras cosas, mi crítica permanente al poder. Es de 2000. 









Una historia de la intolerancia


El 27 de enero de 1988, en estas mismas páginas, escribí un artículo titulado No a la intolerancia, para referirme al asalto que hordas del grupo Pro-Vida realizaron al Museo de Arte Moderno. 
Esa misma tarde, llamaron a mi casa para amenazarme, sutilmente, por apoyar las "ofensas a los católicos".

Cinco días después, escribí El arcipreste me da la razón, denunciando ese hecho y dando a conocer la posición del arcipreste de la Basílica de Guadalupe, el sacerdote Carlos Wharnholtz, quien señaló que el artista Rolando de la Rosa no profirió injuria a la religión, ni injurió a la Iglesia, ni suscitó odio o desprecio en su contra. A la vez que deslindaba a la Iglesia de este grupo de fanáticos.
Trece años después, la historia parece repetirse, un par de mozalbetes ignorantes y fanáticos destruyen el cuadro La Patrona, del caricaturista y pintor Manuel Ahumada, y como entonces vuelvo a decir: No a la intolerancia
La historia nacional está plagada de muestras de fanatismo. La Liga de la Decencia se impuso en toda la primera parte del siglo XX, calificando qué películas deberían pasarse. El Estado mexicano no fue ajeno a la censura.
En 1931 recoge todos los ejemplares de la revista El Turco, dirigido por Luis Hagelstein, que criticaba a Plutarco Elías Calles, a quien apodaban así. La revista desapareció.
El Zócalo se convirtió en una gran hoguera, en 1965, luego de que cientos de fanáticos se juntaran en la Plaza de Santo Domingo, donde se ubicaba el edificio de la Santa Inquisición, para marchar rumbo a la Plaza de la Constitución y quemar miles de revistas galantes.
En 1959, la Dirección General de Enseñanza Pre-escolar, de la SER prohibió las canciones de Cri-Cri (40 años después, en 1999, el hijo de Gabilondo Soler, Tiburcio, por motivos económicos, prohibió la publicación de un libro sobre su padre). Ese mismo año, se filmó la película La rosa blanca, que permaneció enlatada hasta 1972, el motivo aparente es el parecido del presidente de la República con Miguel Alemán; lo mismo sucedió en 1962, al filmarse La sombra del caudillo, versión de la novela de Martín Luis Guzmán y que pudo verse hasta 1989.
En 1965, la Sociedad Mexicana de Geografía Estadística acusó a Oscar Lewis, de “disolvente e inmoral”, exigiendo su expulsión de nuestro país.
Durante esos años, la presencia del grupo fascista denominado MURO (Movimiento Unificador de Renovadora Orientación) se convirtió en la conciencia moral nacional y en el brazo golpeador de la derecha mexicana, en donde participaba el señor Hugo Salinas Pierce, padre del dueño de TV Azteca, como confesó recientemente en sus memorias.
Entonces la Iglesia no necesitaba de actuar por su cuenta, el gobierno mexicano estaba lo suficientemente derechizado para ocupar su lugar.
Sin embargo, en 1971; mientras un sector de la Iglesia católica asumía papeles de izquierda con la Teología de la Liberación, hacía ellos se volcaron los ataques. Don Sergio Méndez Arceo, obispo de Cuernavaca y uno de los principales líderes de esta corriente, fue bañado con pintura roja al regresar de un viaje por Chile, donde había ganado el socialismo de Salvador Allende.
En 1982; al grito de ¡Viva Cristo Rey!, un grupo de extremistas católicos armados de palos y bóxers atacó a los actores de la obra Cucara macara, de Oscar Liera, dejando a uno de ellos inválido y nunca fueron molestados.
El avance incontenible del Partido Acción Nacional en la década de los 90, con sus triunfos en distintas gubernaturas, se ha visto asociado con un ejercicio constante de intolerancia.
Los casos de censura panista abundan: en 1997, en Aguascalientes, fue prohibida la exposición fotográfica de Carlos Llamas; en Tolcayuca, Hidalgo, se canceló la obra teatral Violación a la intimidad; en la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez fue censurado el cartel de un estudiante de diseño gráfico; la alcaldesa panista prohibió los table-dance en Mérida.
Ahora, envalentonados por el triunfo de Vicente Fox, que lo asumen como propio, olvidando a un amplio sector de la población que, supuestamente, le dieron un supuesto voto útil, vuelven a la carga, tanto en Guanajuato y en Guadalajara, zonas cristeras por excelencia. El voto de castigo a las mujeres violadas al modificar el Código Penal, en Guanajuato, y la destrucción del cuadro La Patrona y la censura de la directora del Museo del Periodismo, son una muestra de ello.

https://archivo.eluniversal.com.mx/cultura/5426.html

No hay comentarios:

Manuel “El Loco” Valdés, retrato de un país surrealista

  Manuel “El Loco” Valdés, retrato de un país surrealista El 28 de agosto falleció a los 89 años el actor cómico, quien con su peculiar sent...