sábado, 24 de noviembre de 2018

La caricatura como premonición


1. Hace algunos meses había publicado como la sumisión acepta y aplaude los insultos. me refiero a AMLO cuando dijo a sus partidarios Solovino y, casi nadie de ellos sabía a qué se refería. Era un perro triste y solo cuyo futuro le era lejano.

2. Ahora, un anacrónico personaje llamado Félix Salgado Macedonio, famoso por sus borracheras y por permitir que Acapulco aumentara ostensiblemente la violencia cuando fue alcalde y que ahora, gracias al milagro de la reproducción de la canalla, es Senador.
Pues bien, Salgado recuerda a un diputadete llamado Briagoberto Memelas, personaje de Gabriel Vargas, famoso por sus borracheras, andar de pistolero y ser un cacique  gandalla y prepotente que este borrachín, con menos gracias, imita.




3. Los Simpson son geniales.
 En uno de sus capítulos más inteligentes, el alcalde realiza una consulta para ver como gasta el presupuesto y aparece un charlatán (no es riobó, pero se le parece) para venderles un monorriel, tal como sucede ahora con el proyecto del tren Maya-te y que algún caricaturista del infierno, seguramente, dibuja una campañita de historietas para convencer al público de la maravilla de ese proyecto.

La caricatura, ahora convertida en una ilustración a favor del poder por parte de otrora críticos.



No hay comentarios:

Enrique Fuentes: un entrañable librero

  La muerte de Enrique Fuentes es, sin duda, el preámbulo de la gran crisis, tal vez hasta terminal, que se avecina en México, pues los libr...