lunes, 9 de abril de 2018

Semana Inglesa en el Metro

En 2005 participé en la antología Para leer de boleto en el metro, con cinco pequeñas crónicas que, agrupadas, llevaron el título de Semana inglesa en el metro, y que habían sido publicadas originalmente en el "Cronista de guardia", de El Universal. 
Las publicaré acá, de nuevo, día con día, comenzando con

Lunes de amor numérico
Y no ve televisión debido a que su misión en la vida es vigilar el orden, la seguridad y la legalidad.
—Tengo que conformarme con leer el resumen del Teleguía, se lamenta.
A mi vecino, un burócrata con aires preposmodernos, que viste saco azul, corbata de motas, calcetines blancos y mocasines negros, se le notan las ganas de intervenir en la charla.
En cada estación sube más gente. En un enfrenón, a la uniformada se le caen sus revistas de las manos (trae varias: TVyNovelas, Eres, Teleguía y otra que no distingo).
Mi vecino, ni tardo ni perezoso, las recoge y se las entrega. La oficial se le queda mirando por primera vez, y le extiende una sonrisa de agradecimiento por favor recibido.
-  Me deja ver tantito sus revistas, solicita el muchacho de corbata roja con motas amarillas.
- ¿A poco le gustan? responde la mujer policía. Yo, de mal pensado, me dije, ¡va la infracción! Pero no, la charla se torna interesante. La amiga permanece en silencio, escuchando el diálogo:
 —La otra vez fue a mi oficina Galilea Montijo, dice el hombre.
 — ¿No es muy payasa?, inquiere la uniformada.
 —ilNooombre, es rete bien sencilla y bien bonita, claro que no tanto como usted.
 La azuleja se sonroja. Jamás pensé ver a la justicia de esta manera. Cupido había lanzado su
dardo y los ojos de la mujer parecían de pajarito reprimido por guaruras.
-- ¡Ay, joven, no me vacile!
El muchacho, se acomoda la corbata y sonríe, mientras la guardiana no sabe dónde poner la cachucha que lleva entre las manos y hasta siente que le estorba su macana.
 —En serio, señorita, desde que la vi me pareció tan bonita, usted se me hace como una de los Ángeles de Charlie, ¿se acuerda de ellas?
La mujer justiciera no sabe qué contestar, todo se le mueve: las revistas, la cachucha, los guantes, la macana.
— ¿Y cómo te llamas?, pregunta el burócrata.
 —Pues soy la 14811 Iztapalapa, ¿y usted?
—Háblame de tú.
—Bueno, ¿y tú? —El 8548 9711 de Banamex.
 El "banquero" aprovecha que la amiga de la uniformada baja en San Lázaro para sentarse junto a la mujer policía. Yo me levanto rápido, pues debía bajar en Pino Suárez, para transbordar rumbo a Taxqueña.
El final pues, no lo sé, pero fue bonito ver un ligue de números. ¿Se imagina un matrimonio así: Usted 14811 Iztapalapa acepta como esposo al 8548 9711 de Banamex?... 

No hay comentarios:

Un basurero en Xochimilco o el Edén pérdido

Hace años que no visitaba Xochimilco. Hoy amanecí con animo tlacoyero, así que me fui con mi mujer y mi hijo al mercado de Xochimilco con...

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS