lunes, 3 de julio de 2017

Alzo una rosa, de Saramago

Por Luis Grañae



Alzo una rosa 




Alzo una rosa, y todo se ilumina
como no hace la luna ni el sol puede:
serpiente de luz ardiente y enroscada
o viento de cabellos que se mueve.
Alzo una rosa, y grito a cuantas aves
el cielo colorean de nido y de cantos,
en el suelo golpeo la orden que decide
la unión de los demonios y los santos.
Alzo una rosa, un cuerpo y un destino
contra la fría noche que se atreve,
y con savia de rosa y con mi sangre
perennidad construyo en vida breve.
Alzo una rosa, y dejo, y abandono
cuanto me duele de penas y de asombros.
Alzo una rosa, sí, y oigo la vida
en este cantar de las aves en mis hombros.


La versión musicalizada de Luis Pastor, acompañado de Pasión Vega




No hay comentarios:

Pedro Infante: el infantilismo y la identidad nacional

Pedro Infante: el infantilismo y la identidad  nacional Este fin de semana se cumple el centenario del nacimiento de Pe...

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS