domingo, 17 de abril de 2016

De repente, resurrección. Música con chicos con Síndrome de Down

      












Hace algunas semanas mi hijo Mateo fue invitado a participar en un proyecto del músico iranie Mehdi Moshtagh. 







Se trata de una composición para setar (un instrumento antiguo, de origen persa) que es "un tipo de laúd de mástil largo con tres órdenes de cuerdas", un instrumento muy antiguo cuyo  sonido genera una dulce sensación de belleza y paz.




De repente, resurreción es una obra compuesta especialmente para ser tocado por el setar, saxofon y percusiones y con un coro de chicos con síndrome de down que acompañan con piedra, como coro, la composición. Piedristas, ese fue el crédito en la grabación.

La obra fue compuesta y producida por el propio Mehdi Moshtagh.  El saxofón es magistralmente interpretado por Carlos Pichardo y la interpretación de percusiones de Francisco Bringascon la excelencia 




Disfrutenlo, tiene que ver con una suerte de homenaje a nuestros chicos que viven y vuelven a vivir y son parte de nuestras vidas, de todos. 




Esto es la resurrección, es la vida.



No hay comentarios:

Llegaron las clases

Otra de las crónicas de hace años, que publicaba en la sección cultural de El Universal. Es de 1991. Llegaron, al fin, las clase...

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS