domingo, 27 de marzo de 2016

Póquer de ases

Póquer de Ases. Cuatro caricaturistas hidalguenses


El libro contiene una semblanza de cuatro caricaturistas nacidos en el estado de Hidalgo que mantuvieron durante muchas décadas una influencia en publicaciones mexicanas, tanto en revistas como en periódicos y diarios de alcance nacional.
El trabajo se debe a la investigación que realizó Agustín Sánchez González, quien es considerado por la crítica de la caricatura mexicana como uno de los más importantes investigadores en el tema.
Agustín Sánchez es oriundo de la Ciudad de México; cursó la licenciatura en historia y estudios de maestría en la Facultad de Filosofía de la UNAM. Es autor de más de una veintena de libros entre los que destacan La banda del automóvil gris, La caricatura del 6, Las moneras llegaron ya. De manera cotidiana el autor participa en secciones y suplementos culturales de periódicos tales como La Jornada y El Universal. Ha recibido múltiples reconocimientos, como el que le otorgó el Instituto Nacional de Bellas Artes en 2009, el premio al desempeño de la investigación.
Con la autorización de la Sociedad Mexicana de Caricaturistas, y con imágenes del acervo del Museo de la Caricatura de la Ciudad de México, publicó bajo el sello editorial de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo el libro Póquer de Ases. Cuatro caricaturistas hidalguenses, en el que da cuenta de cuatro grandes caricaturistas: Armando Guerrero Edwards, Gabriel Vargas Bernal, Alejo Vázquez Lira y Sixto Valencia Burgos. De cada uno de ellos se introduce de manera particular en el quehacer de la caricatura para descubrir algunos detalles que caracterizaron a estos artistas del lápiz que destacaron y cuya obra permanece como fiel testigo de la crítica, en algunos casos mordaces, de los momentos que les tocó vivir y sufrir en este México.
El libro inicia con la biografía de Armando Guerrero Edwards, quien vivió 94 años y su obra reflejada en la caricatura fue publicada durante siete décadas, desde 1924. Unas de las obras más conocidas de este artista es Chicharrín y el Sargento Pistolas, que apareció en 1936. Algunos críticos de su época lo consideraron como “un precursor de la historieta cuyos personajes se definen desde las primeras décadas del siglo pasado y se mantienen hasta en los años 90. Chicharrín, el Sargento y Pirrucha son fósiles vivientes y testimonio de historietas mexicanas…”; así lo hace notar Agustín Sánchez quien, dentro de sus investigaciones, logra descubrir que el caricaturista Guerrero Edwards nació en el barrio minero El Mosco, localizado en pleno centro histórico de la ciudad de Pachuca, el 20 de diciembre de 1903, y que a corta edad y en plena Revolución mexicana se trasladó a la Ciudad de México, donde se desarrolló profesionalmente.
El autor de Póquer de Ases también abordó a uno de los genios universales de la historieta, que nació en Tulancingo, Hidalgo, el 5 de febrero de 1915. Don Gabriel Vargas Bernal llegó a la Ciudad de México en 1921. Su familia se instaló cerca de la Academia de San Carlos y el taller de Antonio Venegas Arroyo, sitios clave en los que aprendió a crear imágenes e historietas, siendo la más conocida La familia Burrón, compuesta histriónicamente por personajes tales como don Regino Burrón, su esposa, la aristócrata Borola Tacuche de Burrón, el Tejocote y Macuca, Foforito Cantarranas, entre otros. El investigador Agustín Sánchez da cuenta de estos iconos culturales mexicanos nacidos del ingenio y la pluma de don Gabriel Vargas Bernal. En el libro destaca que La familia Burrón tuvo tanto éxito que alguna vez alcanzó un tiraje de 500 mil ejemplares semanales y que la obra estuvo en el mercado e hizo reír y llorar a la sociedad por más de 55 años.
Este libro también da cuenta de Alejo Vázquez Lira, quien nació un 17 de julio de 1928 en Santiago Tulantepec, Hidalgo. Su obra la dejó plasmada en periódicos nacionales como Excélsior, Diario de México, El Heraldo de México y Unomásuno. También colaboró don Alejo Vázquez en la revista Comunidad Conacyt, donde tuvo compañeros de la talla de Carlos Monsiváis y Elena Poniatowska. Trabajó a lado de Raúl Prieto Río de la Loza, mejor conocido como Nikito Nipongo, y sus perlas japonesas, donde se aprecia su crítica mordaz e inteligente.
El cuarto caricaturista hidalguense que presenta Agustín Sánchez nació el 28 de marzo de 1934 en Villa de Tezontepec: Sixto Valencia Burgos, quien sin duda será recordado por generaciones que compartieron durante muchos años la revista semanal Memín Pinguín y sus personajes inseparables, que por 372 capítulos fueron vistos por miles y miles de familias mexicanas. Su obra permanece en la memoria de quienes nos forjamos en una cultura de la lectura de las revistas editadas en México.
Gabriel Vargas recibió de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo la distinción de doctor honoris causa el 20 de agosto de 2008, y don Sixto Valencia fue reconocido en la Feria Universitaria del Libro que organiza la máxima casa de estudios del estado.
El libro puede consultarse en las bibliotecas de la UAEH, en Carácter Librería del Pabellón Universitario de la Ciudad del Conocimiento UAEH y en la dirección de ediciones y publicaciones. La obra forma parte del patrimonio cultural que produce la Autónoma de Hidalgo y que comparte con la sociedad.
Los cuatro
personajes recordados en este libro merecen ser conocidos por su trayectoria artística y por la acuciosa observación que realizaron de la sociedad en el México de contrastes que les tocó vivir

No hay comentarios:

Helioflores. Artista universal

Hoy miércoles 13 de diciembre, en el Museo del Estanquillo, se rinde un  homenaje al más grande caricaturista mexicano vivo: Helioflores. Es...

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS