martes, 8 de septiembre de 2015

Orozco, el caricaturista


La obra de José Clemente Orozco como muralista es más que conocida en todo el mundo, sin embargo, existe una faceta que ha pasado desapercibida: su trabajo como caricaturista.

Durante más de dos décadas, Orozco hizo caricatura en diversos medios, desde El Mundo Ilustrado, pasando por Frivolidades y luego por los antimaderistas El Ahuizote, Ojo Parado, para llegar a los carrancistas El Malora,  La Vanguardia y, Acción Mundial  y terminar en El Heraldo y L´ABC.

                Nació en Ciudad Guzmán, Jalisco, en 1883; fue alumno de Germán Gedovius y de Leandro Izaguirre en la Academia de Bellas Artes.

Comenzó a hacer caricatura en 1906, una obra llamada “El chirrión por el palito”; el jefe del taller era Carlos Alcalde, quien lo llevó de la mano a la caricatura.

Luego tuvo momentos memorables, con una caricatura excepcional que publicó en diversas publicaciones, como El Ahuizote, Ojo Parado, medios que fueron críticos al maderismo, como  prácticamente toda la prensa lo fue.

Unos años después, se vinculó al Doctor Atl e hizo una caricatura favorable a los constitucionalistas, criticando a Victoriano Huerta.

Orozco es un artista que no deja nada al azar; su caricatura es la mejor demostración del valor estético de la caricatura; el carácter expresionista de su trabajo se expresó también en su obra de humor gráfico.

            El poeta Juan José Tablada señaló: "Sabio y sutil, él sabía como exhibir el aspecto más ridículo y llamativo del político que en México, como en todo el mundo, es un excelente blanco para la sátira y el buen humor”.

No hay comentarios: