martes, 21 de abril de 2015

¿Por quien voto? Sabor a PRI

Terminé la primera parte de esta serie señalando:
"Y esa es nuestra cruz, ser y hacer política como dictan los cánones priistas. Y esa es nuestra tragedia, ser incapaces de generar algo diferente".

Resultado del crimen realizado a Álvaro Obregón por parte de un cristero, en un episodio donde un mocho mató a otro mocho, en 1929 se fundó el Partido Nacional Revolucionario (PNR), un partido de Estado, que incluso se le llamó el de los 31 pues todos los burócratas estaban obligados a entregar al partido el pago por los meses que tuvieran ese día de más.
La creación del PNR generó la conformación de un sistema político monopartidista, gracias a la unificación de los distintos grupos de poder que existían a lo largo y lo ancho de su territorio. Fue la consolidación del poder presidencial absolutista, subordinando el poder legislativo y judicial, así como a todo el sistema político, al presidente de la república.
Dentro de su concepción se creó un sistema político basado en el control vertical, corporativista, de las organizaciones populares (obreros y campesinos), a partir de la concesión de parcelas de poder a los líderes de estas agrupaciones.
El PNR fue una maquinaría muy bien aceitada de control político que sumaba a todas las tendencias nacionales, a los grupos de poder de todas las regiones; capaz de asimilar lo mismo a grandes caciques que a intelectuales de gran nivel.
En 1929 se genera el primer fraude, aun no documentado del todo, contra José Vasconcelos y la imposición de un presidente pelele, el candidato oficial, llamado Pascual Ortiz  Rubio.

De entonces, todos los candidatos opositores capaces de cimbrar el sistema y modificar el entorno oficial, fueron candidatos que provenían del oficialismo, comoJuan Andreu Almazán, candidato opositor a Manuel Ávila Camacho, Ezequiel Padilla, Miguel Henríquez Guzmán, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano o Andrés Manuel López Obrador. Priistas de cepa, descontentos contra el oficialismo.
Almazán fue un militar que se había enriquecido dentro del gobierno por las diversas concesiones adquiridas mientras fue ministro de comunicaciones y transportes.
Después, en 1952, otro militar, Miguel Henríquez Guzmán, hasta entonces institucional, creó la Federación de Partidos del Pueblo y se lanzó como candidato opositor a Adolfo Ruiz Cortines.
Para que la cuña apriete, debe ser del mismo palo, dice el refrán.
Sólo los priistas lograron tambalear al priismo y, tal vez por ello, les fue imposible hacerlo.
No así a los dos panistas que hemos tenido como presidentes pero que, sin embargo, se rodearon de priistas por todas partes.
¿Qué significa todo esto?
Que pareciera ser que no hay más ruta que la de los priistas, que la sociedad mexicana ha sido incapaz de generar políticos ajenos al modo de hacer política priista.
No sólo eso, las mismas estructuras partidistas se han conformado a partir de los esquemas oficiales.
Pongo un solo ejemplo: en los años setenta se gestó un sindicalismo independiente que buscara romper con el sindicalismo oficial. 
Sindicatos como el de la UNAM lo lograron. Sus líderes y muchos de sus militantes provenían de la izquierda. ¿Qué pasó? Terminaron igual, liderazgos añejos, antidemocracia, control vertical a partir de prebendas.
Es decir, el problema mexicano se llama hacer política como el PRI, debemos quitarnos ese sabor a PRI. Aunque pareciera, como dice la canción, "pasaran más de mil años muchos más...

2 comentarios:

Bertha Ruiz dijo...

¡ME ASUSTA TU CERTEZA!

Laura Sotomayor G dijo...

Pues sí, se llama estructura, mecànica nacional.

Helioflores. Artista universal

Hoy miércoles 13 de diciembre, en el Museo del Estanquillo, se rinde un  homenaje al más grande caricaturista mexicano vivo: Helioflores. Es...

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS