No escuchar, no leer. Pedir perdón o un viaje inútil

  Leo la carta que envía el presidente mexicano al Papa y no deja de sorprenderme, una vez más, el soliloquio que vive el presidente López O...