viernes, 23 de enero de 2015

Políticos maromeros

Una de las grandes tragedias nacionales, la tenemos en nuestra sociedad mexicana que hemos recibido, con bastante resignación, a políticos maromeros, saltimbanquis, buenos para nada que han sabido ser fieles hasta la ignómina, pero sólo a ellos mismos, jamás al pueblo a quien dicen representar.

La caricatura, como siempre, ha retratado a estos nefastos personajes que parecen ser una maldición para nosotros.

Los políticos como los gatos: siempre caen de pie, no importa cual sea su apuesta. Desde siempre han existido aquellos que juegan al mejor postor.

En el sigo XIX, uno de los más famosos, fue Dario Balandrano, un politiquero con una larga carrera en el servicio público. Nació en Tamaulipas y desde muy joven se unió a los liberales. En 1861 fue diputado por pirmera vez por su natal estado. Y en esa legislatura, fue uno de los diputados que pidieron la renuncia de Juárez por considerar que podía ser el germen de una dictadura. No obstante, aceptó el nombramiento de Juárez, en 1869 para ser redactor en Jefe del Diario Oifcial de la Federación.

Después, los liberales se dividieron en diversos ramales y se fundaron y fundieron diversos grupos. Balandrano, pasó sin remordimiento alguno, de uno a otro bando. Muerto Juárez, se volvió partidario de Sebastían Lerdo de Tejada quien se había opuesto a Juárez en la última reeleección. Así, en 1874, atacó a Porfirio Díaz y a Vicente Riva Palacio quienes pretendían la presidencia. Pero ello no fue obstáculo para que después fuera porfirista. 

Santiago Hernández, cuyo seudónimo era Gaitán, lo retrata como veleta en la cúpula del Senado, su caso de Mercurio alado muestra la velocidad con que se mueve o con lo que lo mueve el viento (político)

Cuántos maromeros tenemos en este siglo XXI. 

La lista es casi tan grande como el antaño directorio telefónico.

El más famoso es Porfirio Muñoz Ledo, que ha transitado del PRI, al PRD, estuvo cerca de Fox en el PAN, luego volvió al PRD, después PT, MC y ahora en la PRI eta (a) MORENA.

Otros con menos maromas pero más nefasto, sin duda, es Ricardo Monreal, un furibundo priista hasta que el PRI no le dio la candidatura a la gubernatura de Zacatecas; entonces se fue al PRD, después al PT y ahora es un salvador de la Patria en la PRI eta (a) MORENA.

Pobre México, como dicen los borrachos en su oración a dios que puse como epígrafe en mi libro de chistes:

Si con el PRI te ofendo
cada sexenio me sales debiendo



No hay comentarios: