martes, 23 de diciembre de 2014

Postal navideña de Posada

Una de las imágenes más hermosas de Posada, y vaya que es difícil decidir cuales son las más bellas, es un dibujo realizado para el libro La hora de guardia del Rosario Perpetuo, por un Padre de la Orden de Predicadores, publicada por la Tipografía de Aguilar e Hijos, en 1897.
Dibujos a tinta, con trazos finísimos. 
El toro de este Belén siempre me recuerda a los toros picasianos.
Son trazos que muestran un gran virtuosismo en Posada.

Con este dibujo, sólo quiero desear Paz en la tierra a los hombres de buena voluntad.

No hay comentarios:

No escuchar, no leer. Pedir perdón o un viaje inútil

  Leo la carta que envía el presidente mexicano al Papa y no deja de sorprenderme, una vez más, el soliloquio que vive el presidente López O...