sábado, 20 de diciembre de 2014

Las posadas de Posada



Para el chovinismo nacional, hay que decir que la piñata tiene un origen chino, como parte de las celebraciones de su año nuevo, en primavera, no en invierno como occidente.

La piñata se rellenaba de semillas y se golpeaba con varas coloridas; cando caían las semillas, al romperse la piñata, se quemaba el papel u se llevaba a casa. Todo esto tenía un significado de fertilidad y, por ende, buenos augurios.


En México fue utilizada como un recurso para  la evangelización indígenas. Las piñatas originales eran estrellas de siete picos que representaban los siete pecados capitales. Se trata de romper con los ojos vendados pues ello significa enfrentarse así al pecado y romper la tentación al quebrar la piñata.

Desde el siglo XVI, pues, tenemos piñatas y fiesta con frutas deliciosas y, para fortuna nuestra, cada día se busca más conservar esa tradición que, conlleva, un ritual de unión familiar y vecinal.

Desde finales del siglo XIX, y hasta hace muy pocas décadas, Posada ilustró el novenario con que se canta y reza en esta ceremonia, una de las más divertidas del ritual católico.

Posada, es el gran retratista de nuestro país.



No hay comentarios: