lunes, 23 de junio de 2014

Sol en Madrid

Madrid es la ciudad que más veces he visitado.
Es una ciudad maravillosa de la cual siempre digo que si la vida me expulsara de Chilangolandia, y sólo así, marcharía con mis maletas a esa ciudad tan nuestra, tan cosmopolita, tan hermosa y a la vez tan goyesca.
El cielo madrileño es único.
El discreto encanto de los reyes
Estuve unos días, en este mes de junio, me tocó ver el cambio de estafeta en la monarquía, momento histórico, sin duda, en que un rey abdica en favor de su hijo, en situaciones de máxima tranquilidad, sin aspavientos (sólo hubo pequeñas manifestaciones pidiendo un referéndum). Un momento de calma y hasta de indiferencia. El día de toma de posesión de Felipe VI, estaba en Cádiz y lo único extraordinario ahí fue el echar las campanas a vuelo durante 20 minutos.
En Madrid me tocó presenciar, también, las derrotas futboleras de España. Un pueblo cuya pasión es nutrida por el futbol.
***
¿Huestes de Bejarano?
Vuelvo a Madrid, siempre volvería. A caminarla, mirar sus calles, pensar e imaginar como fue esa ciudad donde hubo tantas desgracias durante la guerra civil; a mirar en sitio exacto donde se llevó a cabo el atentado del 11 de marzo; a pensar en el traslado de Bejarano a esta ciudad (jiji, lo digo por la cantidad de ambulantes que pululan por la Puerta del Sol)
***
Pero por cierto, ta vez lo que más me ha impresionado en mi reciente viaje, fue la manera en que los madrileños permitieron se modificara le nombre de SOL, la emblemática estación del metro y a quien ahora le antecede el nombre de una marca telefónica que no repetiré para no hacerles el caldo gordo ante mis 14 lectores y se vayan a suscribir gracias a ese anuncio.



Cómo Alfredo Zitarrosa, me despedí de Madrid el domingo pasado:

Sabes Madrid, nada te di,
tú me dejaste dormir;
fui un arlequín, dulce Madrid,
soñando con mi país.
Adiós Madrid. Vuelvo a vivir.
Dura raíz, siento al partir
que algo de mí se queda aquí
ya para siempre: la ardiente ilusión de quererte,
ser fuerte y dejarte, sin dejar de amarte.
Coro
¡Gracias Madrid!

No hay comentarios: