sábado, 15 de junio de 2013

Caricatura política mexicana siglo XIX

Caricatura política mexicana siglo XIXPDFImprimirCorreo electrónico
Escrito por Anayeli García   
Jueves 01 de Marzo de 2012 18:40
A principios del siglo XIX la caricatura política se convirtió en un instrumento para interpretar la vida pública que a la prensa mexicana le permitió expresar, argumentar y confrontar ideas; mientras que a los lectores les abrió la posibilidad tener una válvula de escape de las presiones cotidianas, coincidieron especialistas.

Durante la presentación del suplemento Caricatura política mexicana Siglo XIX, editado por la revista Zócalo, los historiadores Fausta Gantús y Agustín Sánchez, lamentaron que aunque la caricatura ayuda a descifrar la realidad de una época, aún faltan autores, libros y caricaturistas que investiguen y escriban sobre este tema. 

En la presentación de esta publicación en la 33 Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería, el historiador Agustín Sánchez afirmó que en la medida en que busquemos la caricatura entenderemos lo que somos. “De repente creo que hemos caído en la risa fácil y nos quedamos ahí, –ya fue la crisis, ya nos devaluaron, ya nos reímos y se acabó–, pero creo que es importante estudiar la caricatura porque es quizás lo más cercano a la realidad”.


El investigador explicó que el caricaturista tiene que hacer su trabajo hoy, para este momento y aunque se puede equivocar, la realidad que plasme será lo que está pasando porque, aún equivocándose, el lenguaje periodístico del caricaturista a lo largo del tiempo se convierte en un lenguaje histórico que permite conocer esa realidad.
Agregó que en el lenguaje plástico y estético de la caricatura radica su éxito toda vez que si no entendemos el dibujo que está ahí no importa porque pese a ello el tema nos impacta, tal como sucede con El Nacimiento de Venus o La Primavera, dos obras del pintor italiano Boticcelli.“Hay un margen estético, periodístico, psicológica que nos permite entender un país y un mundo, por eso es tan importante conocerlo”.  

Finalmente celebró la presentación de esta publicación al afirmar que estos textos son una forma de conocer la caricatura, y por tanto de adentrarse en el significado de este país, entender lo mexicano y el nacionalismo, ver imágenes que nos hacen reír, conocer la ciudad y las costumbres en el siglo XIX, observar a políticos como Benito Juárez y sorprendernos al entender la historia de una forma distinta.
   
Al respecto la también historiadora y coordinadora de este suplemento, Fausta Gantús, señaló que la caricatura es un instrumento de interpretación de la vida política que, de forma intencional, responden a una línea editorial. Afirmó que si bien no es un medio de venganza, si es un instrumento de participación política. 

Argumentó que la caricatura es un elemento para decir y contestar. “Vemos una caricatura, por ejemplo de Felipe Calderón, y nos reímos porque no podemos ir y reclamarle de manera directa. No tenemos forma de interactuar con el poder como ciudadanos y la caricatura da esa posibilidad, lo que resulta fundamental para entender a las sociedades”.

También precisó que de acuerdo con la investigación realizada por los autores, la caricatura política formó parte de las publicaciones periódicas a lo largo de la primera mitad del siglo XIX y consolidó su presencia e importancia en la segunda, fue así que a través del tiempo, la imagen satírica ha sido utilizada por la prensa mexicana como vehiculo para expresar y arma para atacar, ha servido por igual, a personas, partidos, lo mismo para difundir, luchar, obtener poder, destruir al adversario, que expresar opinión o descontento. 

Por su parte, Carlos Padilla Ríos, director de la revista Zócalo, señaló que este suplemento tiene el objetivo de hurgar en el desarrollo de la caricatura que desde el siglo XIX se convirtió en un medio de critica satírica que exhibió personajes públicos como Antonio López de Santa Anna, entonces presidente de la República mexicana; o bien, Bernardo Reyes, secretario de Guerra y Marina durante el Porfiriato.

Explicó que a través de siete artículos escritos por Laurence Coudart, Helia Bonilla, Mónica González, Mónica Morales, Alejandra Sánchez, Esther Acevedo y Fausta Gantús, se analizan las distintas épocas y ángulos del surgimiento, consolidación y caída de la caricatura crítica y satírica, sus protagonistas, y el impacto que registró en la escena política y social de la década de los veinte hasta la dictadura de Porfirio Díaz. 

Asimismo destacó que entre 1860 y 1870 la caricatura vive un gran dinamismo, que la convierte en género periodístico; sin embargo el autoritarismo, la censura y la represión marcaron el trabajo de editores, escritores y caricaturistas, quienes al plasmar otra visión del mundo, distinta al poder dominante, fueron perseguidos y enfrentaron legislaciones contrarias a las libertades de opinión.

Finalmente los tres participantes lamentaron que en la actualidad los nuevos periódicos no incluyan a las caricaturistas y su trabajo, y que al mismo tiempo no haya interés por preservar el legado de aquellos primeros caricaturistas políticos ni por incluir los cartones en los espacios digitales en internet.

No hay comentarios:

Nuevo libro: crímenes y horrores en el siglo XIX

___En unas dos o tres semanas comienza a circular en librerías mi nuevo título  Crímenes y horrores en el México del siglo XIX . No se lo p...

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS