sábado, 18 de junio de 2011

Miércoles 15 de Junio de 2011
Jose Guadalupe Posada
Calaveras y diablitos
por Julián Rodríguez Marín / Fotos: EFE

El artista mexicano, creador de las populares calaveras y caricaturista satírico de los últimos años del gobierno de Porfirio Diaz (1830-1915) murió en el olvido y sus restos, hoy perdidos, se sabe que fueron enterrados en una fosa común.

"Posada (1852-1913), que dibujo y grabó miles de caricaturas de los mexicanos, murió de alcoholismo, solo, abandonado, tirado en un cuarto en el barrio de Tepito. Su esposa e hijo habían muerto, y los restos del artista que había popularizado las calaveras, quedaron perdidos para siempre", contó el historiador Agustín Sánchez quien recordó diversos aspectos de la vida de este "artista genial" en el artículo Posada, una historia del montón publicada en la última edición de la revista Relatos e Historias de México.



También contó que Diego Rivera creó una gran cantidad de mitos en torno a él. Aunque el famoso pintor mexicano aseguró que Posada fue el precursor del muralismo y del nacionalismo en el arte mexicano, y un revolucionario antiporfirista relacionado con los hermanos Flores Magon, un grupo de anarcosindicalistas que formaron una corriente importante en la Revolución Mexicana, el historiador cuenta otra versión: "La verdad es otra, Posada era un liberal no militante que con sus caricaturas a veces criticaba, a veces elogiaba a Porfirio Díaz, al igual que a todos los participantes del sistema político y de los revolucionarios". Asimismo calificó de erróneo que haya participado en los periódicos publicados por estos anarquistas como fueron El Ahuizote o El hijo del Ahuizote. "Lo más probable es que ni siguiera los haya conocido".



Además indicó que uno de los aspectos más conocidos del grabador son las ilustraciones sobre diversas noticias de sangre, descritas en verso, que mostraban el aspecto violento del México de finales del siglo XIX y principios del XX. En esas hojas que se vendían en las calles y eran pregonadas a gritos por los vendedores, Posada describió los corridos populares, los crímenes pasionales, las historias de aparecidos y milagros. "Posada captó y desarrolló artísticamente los sucesos que ocurrían a su alrededor sin discriminar temas o personajes. Todo lo que veía era motivo para él, todo era digno de ilustrarse y mostrarse al mundo".



En sus obras aparecieron las caricaturas de políticos, revolucionarios, borrachos, bandoleros, charros, toreros y personajes de la aristocracia y burguesía porfiriana, llamados catrines. También popularizó las famosas calaveras, que acompañaban a versos sobre la supuesta muerte de personajes famosos vivos y que eran ilustrados con las figuras de esqueletos con algunas características fisonómicas del personaje retratado. Estas calaveras, que se dibujan en la Festividad de Muertos, el 1 y 2 de noviembre, proceden de la creencia prehispánica que se adaptó al sentir del mexicano y que fue reforzada por obras teatrales como el Juan Tenorio de José Zorrilla.



Uno de los mitos fue el de la recreación del personaje La Catrina que representa a la muerte y que fue bautizada con ese nombre por Diego Rivera en su mural Sueño de una tarde dominical en la alameda, donde aparece la muerte lujosamente vestida. Originalmente, este personaje había aparecido en una publicación de Posada y era llamada india garbancera, como una burla a las personas que buscan imitar a los ricos en su apariencia y reniegan de su propia raza, herencia y cultura.

Un dato lamentable es que al menos la mitad de la obra de Posada permanece perdida y es uno de los artistas populares más conocidos que nunca ha recibido un homenaje. "Él es el gran artista que dejó un retrato de México en el paso del siglo XIX al XX, que no ha sido valorado en su auténtica dimensión, un crítico social que nunca cayó en el panfleto, y es necesario redescubrirlo y despojarlo de su mitificación" enfatizó el historiador.
Fuente: EFE

No hay comentarios:

Nuevo libro: crímenes y horrores en el siglo XIX

___En unas dos o tres semanas comienza a circular en librerías mi nuevo título  Crímenes y horrores en el México del siglo XIX . No se lo p...

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS